domingo, 22 de enero de 2012

Me acuerdo...

124


Me acuerdo de una conversación que tuvimos por internet en la que me dijiste que ya era hora de que nos despojásemos de nuestros personajes literarios y hablásemos claro: nunca volverías a mi lado. Después me soltaste una retahíla de reproches que sólo a veces -y cada vez menos- pienso que merezco.

Como nos gusta fingir que somos maduros y sensatos acabamos la conversación riéndonos, pretendiendo que podríamos ser amigos. Yo luego apagué el ordenador y me encerré a llorar en el baño.

1 comentario:

  1. Las de "luego" a solas. Hay lágrimas que saben más saladas.

    ResponderEliminar